BUSCADOR
Columnas de Opinión
Los Organismos de la Sociedad Civil no están autorizados para observar discusión parlamentaria
Fuente:
Fecha: 23 de diciembre de 2015
por Jorge Martínez*

Jorge Martínez - Sociólogo y secretario adjunto del Bloque por la Infancia
Esta semana, estamos viviendo un nuevo capítulo en la particular historia No–Oficial del proyecto de ley de Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez: los organismos de la sociedad civil no están autorizados a ingresar al Congreso, para asistir a la sesión de la comisión de familia, donde el ejecutivo presentarán sus indicaciones y donde los/las Parlamentarios/as, con presencia permanente del Ejecutivo, debatirán en particular sobre cada artículo. Ello a pesar que los organismos representados en el Bloque por la Infancia, se han dado el trabajo de elaborar indicaciones para cada uno de los artículos de dicho proyecto de ley, haciendo llegar los mismos al Ejecutivo y a los/as Parlamentarios/as. Ello a pesar que esta coalición de ONG ́s, ha estado presente, desde septiembre a la fecha, en todas las sesiones que dicha comisión sostuvo, tanto en Santiago como en Valparaíso, en el marco de la vista general de dicho proyecto. Ello a pesar que este Bloque ha venido realizando la misma labor, desde el año 2011, en pro de tener un buena ley de Protección Integral de la Infancia interactuando, para ello, con el Gobierno de entonces y con los parlamentarios de entonces. 

Lo anterior podría estar indicando que, el compromiso de los organismos de la sociedad civil con una iniciativa que requiere del concurso del Ejecutivo y del Congreso no es bien visto por el mundo político, al cual, por alguna razón, tal exposición lo incomoda, prefiriendo contar con un espacio reservado, donde se pueda dar a plenitud la relación directa entre autoridades de Gobierno y Parlamentarios.

¿En qué puede incomodar a representantes de la ciudadanía, la presencia de la ciudadanía?, ¿en que esta pueda constatar que lo sostenido en la conversación directa con las ONG ́s, o en los discursos públicos, no sea luego consistente con lo expresado en la Comisión?, ¿en que las expresiones corporales y faciales de impaciencia o molestia, cuando no resulta grata la opinión de algún parlamentario, afecte la concentración, la independencia, la claridad del parlamentario en cuestión?, ¿en que la presencia de los representantes de las ONG ́s intimide a los presentes, tanto del Ejecutivo como del Parlamento?. 

Si consideramos que todas y todos declaramos que estamos trabajando por mejorar el proyecto de ley presentado, ¿de donde nacen estos temores?. Si todas y todos tenemos claridad (y asumimos la legitimidad de ello), sobre los puntos que cada sector considera políticamente importante de relevar, según la óptica que sustenta, ¿de donde nacen estas incomodidades?.

Hasta este momento, no parecen haber razones de peso que expliquen racionalmente (porque nada lo justifica), tal decisión. Esto alimenta los rumores y rumores hay muchos; que la agenda corta copó las preocupaciones (aunque ya está en el Senado), que el Gobierno no está respetando acuerdos en sus indicaciones, que la Nueva Mayoría está dividida sobre las indicaciones, que hay algún parlamentario que no soporta a las ONG’s, etc. etc. 

Esperemos que en los días por venir, y al alero de tanta fiesta, se recupere el buen criterio y los organismos de la sociedad civil podamos hacer parte de lo que, así lo sentimos, nos hemos ganado el derecho de hacer parte; la discusión en particular, para mejorar profundamente el proyecto de ley presentado.

* Jorge Martínez es sociólogo y secretario adjunto del Bloque por la Infancia.




Opinión
Luis Cortés Olivares
Edmundo Crespo Pisano
Campañas
Colaboración
Organismos que nos Apoyan