BUSCADOR
Comunicaciones
Relatoría Especial llama a Estados a abstenerse de usar derecho penal para silenciar voces críticas
Fecha: 04 de mayo de 2015
En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, que tuvo lugar el 3 de mayo, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó a los Estados a abstenerse de usar el derecho penal para silenciar las voces críticas. 

El ejercicio de la libertad de expresión en el continente americano enfrenta diversos desafíos, como la violencia contra periodistas y comunicadores, aunque también sigue estando amenazado en muchos países por el uso del derecho penal para sancionar la expresión de opiniones y la difusión de información sobre asuntos de interés público o que involucran a funcionarios estatales.
 
La Relatoría Especial continúa recibiendo serias denuncias sobre la apertura de procesos penales contra comunicadores, periodistas, dirigentes políticos y sociales por la expresión de opiniones críticas y la protesta frente alguna clase de poder político, económico o militar. En los últimos años, funcionarios públicos han llevado a la órbita penal a medios de comunicación y periodistas o directivos en Venezuela, Cuba, Ecuador, Honduras, Brasil y Guatemala.
 
El caso más reciente se registró en Venezuela, donde el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, demandó penalmente a los periodistas, directivos y propietarios de los medios El Nacional, La Patilla y Tal Cual por reproducir informaciones difundidas por un diario español que lo aludían.
 
En Honduras hubo recientemente dos procesos penales. Uno de ellos es contra el periodista Julio Ernesto Alvarado, condenado por el delito de "difamación por expresiones constitutivas de injurias" a 16 meses de prisión, interdicción civil y penas accesorias dentro de las cuales se encontraba la prohibición de ejercer el periodismo por el mismo tiempo de la pena de prisión. En otro, la defensora de los derechos de las mujeres Gladys Lanza fue condenada a un año y medio de prisión por hacer declaraciones públicas sobre un caso de presunto acoso sexual en el espacio laboral.
 
En tanto en Nicaragua, un médico y teniente del Ejército fue condenado a prisión a comienzos de este año por tres meses y medio por el delito contra el decoro militar tras calificar como una "Navidad Roja" y criticar el operativo para disolver una manifestación contra el proyecto del canal interoceánico en ese país. En Brasil, el periodista Cristian Goes fue condenado recientemente a siete meses de prisión (convertidos a servicios comunitarios) por el delito de injurias, tras una denuncia penal de un ministro que se sintió agraviado por una novela de ficción que entendió que lo aludía.
 
Otra modalidad de utilización del derecho penal para silenciar voces consiste en la apertura de juicios penales a los representantes de radios comunitarias por emitir sin autorización. Este tipo de acciones que penalizan el ejercicio de la libertad de expresión a través del espectro radioeléctrico se registró recientemente en Guatemala, Honduras, Brasil y Chile.
 
La Relatoría Especial valora los esfuerzos realizados por algunos Estados por despenalizar el desacato o modificar las leyes que penalizan la difamación, injuria o calumnia en casos que se refieran a temas de interés público o sobre funcionarios estatales. No obstante, en la mayoría de los Estados de la región persisten normas penales que continúan sin adecuarse a los estándares interamericanos en materia de protección a la libertad de expresión y que permiten la imposición de medidas desproporcionadas que pueden tener un efecto silenciador incompatible con una sociedad democrática. Incluso se ha visto en los últimos años la invocación de otras figuras penales vagas e imprecisas –como terrorismo, subversión e incitación a la violencia– para sancionar expresiones críticas o de protesta. Un sistema democrático pleno debe fomentar la deliberación pública y garantizar una mayor apertura frente a expresiones y apreciaciones realizadas por los ciudadanos en ejercicio del control democrático.
 
La Comisión Interamericana resaltó en la medida cautelar otorgada a favor del periodista hondureño Julio Ernesto Alvarado que recurrir a las herramientas penales para sancionar discursos especialmente protegidos no solo es una limitación directa de la libertad de expresión, sino que también puede considerarse como un método indirecto de restricción de la expresión por sus efectos amedrentadores, acalladores e inhibidores del libre flujo de ideas, opiniones e informaciones de toda índole. En este caso la Comisión estimó que, dada su gravedad y la censura que conlleva, la ejecución de la condena no solo impide el derecho a la libertad de expresión del propuesto beneficiario, sino que tiene la capacidad de tornar ilusorio el ejercicio del derecho a expresarse y a difundir información sobre asuntos de interés público.
 
La Corte Interamericana de Derechos Humanos, por su parte, ha establecido que cuando se juzga a "quien reprodujo parcialmente información publicada" por otros medios, si este "se limitó básicamente a la reproducción de estas informaciones" su condena "entraña una limitación excesiva a la libertad de expresión, de manera inconsecuente con lo previsto en el artículo 13.2 de la Convención", con independencia de la veracidad de la información publicada.
 
Respecto al honor de los funcionarios públicos y personas que se involucran en asuntos públicos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha enfatizado que "la obligación del Estado de proteger los derechos de los demás se cumple estableciendo una protección estatutaria contra los ataques intencionales al honor y a la reputación mediante acciones civiles y promulgando leyes que garanticen el derecho de rectificación o respuesta. En este sentido, el Estado garantiza la protección de la vida privada de todos los individuos sin hacer un uso abusivo de sus poderes coactivos para reprimir la libertad individual de formarse opinión y expresarla".
 
Ante las situaciones que se siguen registrando, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión quiere aprovechar la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa para instar a los Estados a derogar las leyes que consagran el desacato y la difamación criminal en casos que involucran el interés público, modificar las leyes penales ambiguas o imprecisas que limitan la libertad de expresión, e incorporar los estándares interamericanos a la legislación civil de manera tal de que los procesos civiles adelantados contra personas que han hecho declaraciones sobre asuntos de interés público apliquen el estándar de la real malicia, de conformidad con lo dispuesto en el principio 10 de la Declaración de Principios de la Libertad de Expresión de la CIDH, y que resulten proporcionales y razonables.



Artículos Relacionados
17 de octubre de 2017
“Por un nuevo periodismo para Chile: Más medios y Menos Concentración”, será el lema y el eje cent ...
25 de septiembre de 2017
Hasta el 15 de febrero de 2018 es el plazo para postular al Premio Mundial de la Libertad de Prensa ...
04 de septiembre de 2017
Centroamérica es la región donde hay menor reconocimiento legal de los medios comunitarios. Cuatro paí ...
07 de agosto de 2017
A través de una carta entregada esta mañana al Consejo Nacional de Televisión, comunicadores y académ ...
14 de diciembre de 2015
El Relator para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison La ...
15 de octubre de 2015
Agrediendo a un radialista, sin presentar orden de allanamiento y con v ...
09 de octubre de 2015
Una dura crítica hizo el Colegio de Periodistas de Chile a la Sociedad Interamericana de la Prensa luego de l ...
26 de agosto de 2015
Del 29 de septiembre al 1 de octubre de 2015,  en Medellín, Colombia, se reunirán los más destacados p ...
Opinión
Luis Cortés Olivares
Edmundo Crespo Pisano
Campañas
Colaboración
Organismos que nos Apoyan