BUSCADOR
Niñez en los Medios - Salud
Ellos son los verdaderos “Pulseras rojas” en Chile
Fecha: 30 de junio de 2014
Un total de 52 alumnos están matriculados en las dos escuelas que tiene este proyecto educativo, nacido hace 15 años bajo el alero de Fundación Nuestros Hijos. Sin embargo, son muchísimos más los que día a día se incorporan, y se benefician de esta gran obra.

(Foto: Sergio Piña)

Largos tratamientos lejos de su hogar y sin acceso a clases en el colegio, profesores ni libros. La interrupción de su proceso educativo en años fundamentales para su futuro desarrollo es uno de los tantos efectos devastadores que tiene el cáncer infantil en los niños y niñas de escasos recursos del país.

Por ello, en 1997 la Fundación Nuestros Hijos creó dos escuelas al interior de los Hospitales Sótero del Río y Exequiel González Cortés, donde los niños y niñas con cáncer puedan seguir aprendiendo los conocimientos y habilidades que permitirán su reinserción cuando superen la enfermedad.

En la Escuela Oncológica acceden a clases de lenguaje y comunicación, matemáticas, ciencias naturales, ciencias sociales, inglés, tecnología, arte y gimnasia. Sus instalaciones, modernamente equipadas y muy bien cuidadas los acogen cada mañana para comenzar su proceso de aprendizaje, y ellos lo agradecen infinitamente. Aquí no hay caras largas, sin tarea, ni ausencias injustificadas. Estos niños saben del privilegio que tienen y lo aprovechan al máximo, al punto que hay días en que ni siquiera quieren salir a recreo porque lo están pasando increíble dentro de la sala.

Rita Gangale, directora de las dos escuelas de la Fundación, habla de la importancia de este proyecto, y cómo ha cambiado la realidad de estos niños desde su creación, hace tan solo 15 años.

“Antes si un niño padecía cáncer o alguna enfermedad crónica, que le obligara a estar hospitalizado algunos meses, lamentablemente perdía el año de clases. Y si esa enfermedad se extendía un poco más, era causa de deserción escolar. Hoy en día, gracias a las escuelas intrahospitalarias, eso no ocurre. Si un niño está hospitalizado o de alta, pero con un tratamiento activo, estudia aquí. De hecho, tenemos un transporte especial que los va a buscar en las mañanas y a dejar por las tardes, para que no tengan que utilizar el transporte público, ya que por su condición tienen un riesgo de contagio muy alto. Y para los que están en el hospital, pero su estado de salud no les permite asistir presencialmente a la escuela, contamos con profesores que van hasta sus habitaciones y les enseñan lo mismo que se pasó en la sala. Y eso corre para todos los niños, los que están matriculados con nosotros y los que no, aunque estén hospitalizados solo un par de días. La idea es también brindarles apoyo pedagógico a ellos, para que no se atrasen y puedan retomar sus clases normalmente cuando salgan de aquí”, cuenta Gangale, quien lleva siete años trabajando con estos pequeños.

Gangale, quien es profesora de Educación General Básica, destaca la importancia de este tipo de iniciativas y el impacto que tiene en la vida de estos niños, que a tan cortos años deben lidiar con la enfermedad, y aprender el significado del dolor y la muerte. “Para ellos estudiar es maravilloso, se abstraen de todo lo que es su enfermedad y disfrutan siendo niños comunes. Es una oportunidad que muchos no tendrían si no fuera aquí. Es muy importante para su desarrollo que a pesar de estar enfermos, mantengan su rol de estudiantes, y compartan con otros niños que están en la misma condición de ellos, ya sea física como emocionalmente”.

“La escuela además, está tan bien equipada gracias a nuestros colaboradores, que les abre todo un mundo de posibilidades a los niños, el de tener una biblioteca, un laboratorio de ciencias, una sala de arte, un gimnasio especialmente habilitado para ellos, y todo acompañado por profesores de gran nivel. Aquí buscamos además, transformar la enfermedad en una oportunidad, porque la mayoría de estos niños son de bajos recursos, y en otras escuelas no tendrían la posibilidad de aprender como lo hacen aquí.  Nosotros impartimos talleres de robótica, de arte, de ciencia, realizamos salidas extraprogramáticas. Les abrimos un mundo diferente. Y se van súper bien preparados para la reinserción, porque lo ideal es que vuelvan a sus escuelas de origen, a sus cursos y con sus mismos compañeros”.

Según explica Rita, además de las modalidades de enseñanza presencial e intrahospitalaria, también cuentan con un programa tutorial, que entrega material a los padres y los ayuda y capacita, para que ellos puedan apoyar la continuidad de estudios de los niños en su propio hogar.

“Es el caso de niños que viven muy distanciados y no pueden venir hasta acá diariamente o sus padres prefieren mantenerlos en casa, porque tienen las defensas muy débiles. A ellos también los apoyamos, y nos preocupamos de que cumplan los programas del Ministerio de Educación, para que puedan ir avanzando en los cursos”, asegura la Directora.

Las Escuelas Oncológicas, que en caso de la del Sótero del Río, también admite pacientes con otras patologías, tienen cursos multigrado, que van de preescolar a 2° básico; de 3° a 5°; y de 6° a 8°. “Estamos trabajando para en el corto plazo poder incorporar la enseñanza media en nuestras instalaciones, y así todo aquél que necesite de nuestro apoyo, lo pueda obtener aquí”, asegura Rita, quien destaca el caso de Amanda, una pequeña de 12 años, que cursa séptimo básico y que está en la escuela desde 1°, tras someterse a un trasplante de hígado. “La Amandita lleva mucho tiempo con nosotros, es la que más tiempo ha estado aquí, y ya está en séptimo, eso significa que a fines del próximo año va a tener que buscar otra escuela para estudiar, pero estamos tranquilos porque sabemos que tanto ella como su familia están preparados para su reinserción, porque esa es nuestra misión, para eso hemos trabajado todo este tiempo”, concluye.






Artículos Relacionados
23 de mayo de 2018
“Todo Mejora” llama a las familias y seres queridos a poner atención en las situaciones de discrimin ...
05 de noviembre de 2016
Los padres de una niña de 13 años de Cañete insisten en que la parálisis del cuerpo que afecta a su hija e ...
12 de abril de 2016
La niña identificada por las iniciales J.F sufrió un paro cardiaco cuyas razones son investigadas por C ...
01 de febrero de 2016
Una lactancia prolongada podría salvar la vida de más de 800.000 bebés cada año y ahorrar miles ...
25 de enero de 2016
Los audífonos pueden llegar a costar hasta un millón 700 mil pesos. ...
11 de enero de 2016
Estudio de la U. de Chile detectó que el 15% de menores de 9 años ya están iniciando esta etapa. ...
24 de octubre de 2015
El aumento registrado entre 2009 y 2013 en jóvenes de 15 a 19 años, llevó al Minsal a reformular las polít ...
07 de septiembre de 2015
Investigación publicada en The Lancet probó distintos esquemas de inmunización, los que ahora se podrán us ...
Opinión
Luis Cortés Olivares
Luis Cortés Olivares
Campañas
Colaboración
Organismos que nos Apoyan